Mostrando entradas con la etiqueta foscadrastica. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta foscadrastica. Mostrar todas las entradas

13 de febrero de 2021

Toda la escala de colores

Nuestros cuadros clínicos no eran alentadores... Entre tus cenicientos pulmones no había más que un instrumento de percusión que acompañaba, cada viernes a las once, a tu Les Paul de imitación.

Dichosos mis ojos cuando te vieron. Mis pupilas se dilataron. Mis pupilas me delataron. Y a los trastornos visuales se sumaron la sonrisa boba y el temblor generalizado.

Nuestros cuadros clínicos no eran alentadores y, sin embargo, nos pusimos manos a la obra; fabricamos nuestra historia: de la mirada al beso y del beso al adiós. Y, entremedias, toda la escala de colores de la euforia a la desesperación.


(Con este microrrelato participé en un concurso del blog de las bibliotecas municipales de Leganés, que proponía la inclusión de las palabras: cuadros, instrumento, imitación, ojos, manos y beso.)

6 de septiembre de 2015

En una nube de Kirby

Te abofetea fuerte
y tú estás subido en una nube de Kirby
La vida te abofetea fuerte
para que no te olvides de lo que hay en tierra firme…


Te abofetea fuerte

25 de junio de 2015

Por eso quiero que me suceda

te lo quiero contar te lo quiero contar te lo quiero contar por eso quiero que me suceda
porque
te lo quiero contar

3 de abril de 2015

Eso que vive entre las pausas que hacemos para tomar aliento

Eso que no nos hemos dicho
Eso que nunca nos diremos
Eso que, sin embargo, sabemos

Eso que vive entre las pausas

que hacemos para tomar aliento
Eso que hemos declarado ya
en silencio

18 de enero de 2015

Mayor

No es que no sepa qué quiero ser de mayor... Es que no sé ni si quiero ser mayor.
Y a cada espiración me importa menos.

28 de diciembre de 2014

Una optimista

Antes tenía la firme convicción de tener una cosa clara en la vida. Una. Me bastaba. 
Ahora comprendo que era una optimista.

6 de noviembre de 2014

De tantas formas

Lo había dicho ya de tantas formas en castellano, que comenzó a dir-ho en català, i després she tried in english, and now lei impara parole italiane per poter dire lo que ha dicho ya de tantas otras formas.

14 de octubre de 2014

¿Funcionará?

Hemos desdeñado lo lógico 
hemos normalizado lo ilógico 
para sobrevivir.

Funcionará.

4 de octubre de 2014

Cámaras souvenirs


Hay ciudades atrapadas en cámaras souvenirs, a través de las que ves media docena de diapositivas de algún lugar en el que estuviste alguna vez. O crees que estuviste. Un lugar que tal vez ya no exista.

Hay historias también ahí dentro. Vivas sólo entre sus mecanismos plásticos de mala calidad, media docena de sensaciones que viviste una vez. Que crees que viviste. Que tal vez ya no vuelvas a vivir.

22 de septiembre de 2014

¿Te enseñó él a entrenar pingüinos?

La entrenadora se acercó al pingüino y le explicó 

- Tu misión es dar las gracias al Sabio 
- ¿Las gracias por qué? 
- ¡Por qué no!, dirás 
- ¿Y ese es mi único cometido? 
- ¿Te parece poco? 
- ¿Te enseñó él a entrenar pingüinos? 
- Me enseñó que podía hacerlo 
- ¿Cuándo le veré? 
- Tan pronto como le encuentres 
- ¿Cómo podré darle las gracias si no puedo hablar ni bailar ni guiñar un ojo? 
- ¿Acaso no estás hablando conmigo? 
- ¿Acaso él es como tú? 
- Aprendes rápido. Aprendes rápido.

17 de septiembre de 2014

Esta conexión wifi

No lo sabían, pero tenían en la cabeza una antena. Él y ella. Sólo ellos. Cada uno, en su vida. Y ahí seguían las antenas. Inactivas. Que no veían. Que no sabían ni que tenían.

Se encontraron. Encajaron. Se activaron. Notaron que tenían algo en común. Algo potente, único, algo fundamental. Pero no sabían qué sería.

No lo sabían, pero eran antenas y su zona Fresnel era infinita. Porque qué más da el tiempo, la distancia, el silencio, cuando existe esta conexión wifi. 

Se hablaban sin escucharse, se sentían sin tocarse, predecían sus discursos y sus acciones. Era más que simple telepatía. Pero aún no sabían qué sería.

No lo sabían, pero pronto la intensidad de su red inalámbrica sería excelente. Su conexión tendría cinco rayitas. Pronto lo entenderían. 


3 de septiembre de 2014

Los complementos circunstanciales

Yo soy yo y mis circunstancias. Tú eres tú y tus circunstancias. Alguien es alguien y sus circunstancias. Y aceptar a alguien es aceptar sus circunstancias. Esto es: sus complementos de modo, tiempo, lugar, compañía, pertenencia, cantidad, causa, finalidad, instrumento, materia y posibilidad.


Entenderlo facilita mucho las cosas.

27 de agosto de 2014

Llena de cosas que no puedo explicar

Estoy llena de cosas que no puedo explicar. Coincidencias. Casualidades. Presentimientos. Sensaciones. Sueños. Pálpitos. Corazonadas. Como se los quiera llamar.

Y me he acostumbrado a mirar a otro lado. Me he tenido que acostumbrar. Para no acabar siendo la loca que escucha voces. La loca que habla de señales. La loca. Pero no he dejado de mirar de reojo el camino que trazan.

Estoy llena de cosas que no puedo explicar. De cosas que no sé si quiero explicar. Y aun así aquí estoy tecleando ‘estoy llena de cosas que no puedo explicar’. Eso tampoco puedo explicarlo.

20 de agosto de 2014

14 de agosto de 2014

De ellos

Hay poemas que hablan de ellos 
Hay canciones que hablan de ellos 
Pero ellos ya no hablan de ellos

8 de agosto de 2014

Cada instante hay un big bang

Cada instante hay un big bang en alguna parte. 
Aunque no origine nuestro universo. 
Aunque no ataña a nuestra singularidad.

Cada instante hay un big bang en alguna parte. 
Y pronto o tarde serás polvo 
expandiéndote hasta desgarrarte. 

Cada instante hay un big bang en alguna parte.

3 de agosto de 2014

Tenía en su cabeza una puerta

Tenía en su cabeza una puerta y al abrirla podía ir donde quisiera. Podía transportarse a la ciudad flotante con Jim; o tomar el té con el sombrerero, loco por culpa de la cola; o volar a través de las nubes de algodón de Gondry; o pasar la noche en el Gran Hotel del Norte y llevarse una de esas postales con búhos de recepción y enviársela a sí misma y recibirla justo al volver a casa; o podía ir a mundos en blanco y negro y colorearlos o dejarlos como estaban; o pedirse una maxi ensalada en el Monk’s; o compartir un piti con Sal Paradise en un sucio vagón de tren o una dosis de cortexiphan con la niña Olivia; o ser la única persona en el planeta; o ser todas las personas; o ser viento.

Tenía en su cabeza una puerta y al abrirla podía ir donde quisiera. Por eso muchas veces se quedaba sentada frente la pared. Por eso pocas veces salía por la puerta de casa.